Mr Indie | 2022

En la Búsqueda de la auténtica fe, ‘God save the animals’, Alex G [RESEÑA]

Add Your Heading Text Here

El pasado 23 de septiembre, Alex G nos sorprendió con su noveno álbum de estudio ‘God save the animals’, un álbum que a primera estancia nos evoca un sentimiento de rendimiento, ante este título tan puro “Dios salve a los animales” ¿De qué? ¿De la inminente extinción?. En esta producción, Alex Giannascoli filtra sus experiencias verdaderas y aterriza sus fantasías, mientras abre la puerta a colaboraciones de más artistas. En él está presente la aportación de sus compañeros de banda: el guitarrista Samuel Acchione, el baterista Tom Kelly y el bajista John Heywood, así como su fiel colaboradora frecuente Molly Germer (cuerdas y voz). 

Giannascoli le da un nuevo significado a Dios (God) y nos habla sobre la fe, un sentimiento meramente humano que nos hace creer a través de sus 13 melodías en lo imposible, imaginar en infinitas posibilidades. 

El disco abre con “After All”, una canción con una cuestión que se repite y repite “Después de todo, la gente viene, la gente se va, pero Dios conmigo ha permanecido”, como una melodía de aceptación. Con notas de piano alegre sigue en “Runner”, una canción sobre tener un compañero infinitamente fidedigno. Una confesión sobre la necesidad de poder confiar y ser auténtico: “Me gusta la gente con la que puedo abrirme, que no me juzga por lo que digo o lo que hago”. En esta pieza Alex combina su afición por el procesamiento vocal y la producción electrónica con delicada guitarra y suave batería.

“Mission” también fue uno de las canciones destacados del álbum, una pelea interna entre no poder cambiar y la visión de ser un animal, una vez más se pone en la situación de un can: “Fui entrenado para apegarme a la misión, fui entrenado para mantenerme en camino… fui bueno, me mantuve fuera de la cocina, fui bueno, me mantuve en camino”

“S.D.O.S” llega en forma de interludio, como una oración en voz distorsionada “desnudo en mi inocencia, enredado en mi inocencia… Dios es mi diseñador, Jesús mi abogado, acurrucado en la ducha, muy por encima de la torre.”

Con un acorde de guitarra suave llega “No Bitterness”. La canción se va deshilando de cierto modo mientras repite la misma frase “Mi maestro es un niño, con una gran sonrisa y sin amargura.” De inicio a fin los acordes se distorsionan hasta acabar con un ruido electro-energizante.

En compañía de una voz femenina “Ain’t It Easy” se hace presente, calmando un poco la tempestad sonora en la que estábamos envueltos. 

Fusionados en medio del disco están “Cross The Sea” y “Blessing”, ambas con una mezcla inorgánica de sonidos. En “Cross the Sea” su sentido de responsabilidad se refuerza mientras menciona “Tu puedes creer en mí”, además de una mezcla de voces con muchas capas que hace difícil separar las voces de Giannascoli y el sintetizador. Por otro lado, “Blessing” llega para crear un caos al ser la pieza más eufórica del disco. La guitarra y tambores con una gran intensidad crea un hueco que nos hunde en el ritmo energético que podría ser el apocalipsis. Pareciera que la lírica habla de un nuevo comienzo, como el que Dios le dio a Noe, una indicación para salvar a los animales. “Cada día es una bendición, mientras camino por el barro, si vivo como los peces, me levantaré de la inundación.”

No dejes de escuchar 'God Save the Animals' de Alex G

Logo Mr indie